Inicio » Noticias 2010

Al PAC se le acaba la PACiencia

Enviado por en 30 abril, 2010 – 6:29 PMSin comentarios

Hay momentos en los que quien se mueve no sale en la foto, pero hay otros muchos en que por no moverte, pasas totalmente desapercibido y comienzas a ser invisible. Es lo que está ocurriendo con el PAC.

Recordemos que un PAC es ese punto que atiende (como poco) a 60.000 personas (niños y adultos), con un solo médico y pocos medios; que tiene que absorber los desajustes del resto de la Atención Primaria; que disminuye y abarata las consultas de urgencias hospitalarias; que hace las funciones de “médico cajero automático” de Osakidetza  y es el desagüe donde va a parar la falta de educación sanitaria de la población en su expresión más pura; que está  salpicado, para colmo, por verdaderas urgencias vitales. Es, en definitiva, la pieza comodín del puzzle sanitario, la que se puede moldear hasta el infinito para acomodarse a las necesidades de todo el mundo: del resto de la AP, de las urgencias hospitalarias, de Osakidetza y del propio paciente. Quizás tenga que ser así, pero si realmente éste fuera su cometido, el servicio no puede seguir funcionando con estructuras y personal de hace 20 años.
Los cambios acaecidos en Osakidetza durante los  últimos años, han ido en la línea de disminuir las cargas de trabajo aumentando el nº de profesionales tanto en la atención hospitalaria como en la Primaria (234 plazas nuevas de AP); sin embargo en el PAC el nivel de exigencia ha sido (y sigue siendo)  ascendente. El nº de médicos, allí donde dejaron de hacer domicilios, descendió a la mitad, y en el resto  la plantilla ha permanecido sin modificaciones durante los últimos 20 años. Todo ello hace que sea un servicio poco atractivo del que huyen los médicos y en el que muy raramente se llega a la jubilación.

Hace ya más de seis meses que el Sindicato Médico planteó y presentó una propuesta a Osakidetza, para abordar una reforma en profundidad del PAC y dignificar su trabajo. Parecieron  recoger el guante, asumiendo una reforma integral, con aumento considerable de medios materiales, personal y compensaciones laborales, que iría ligada a la asunción progresiva por parte de los PACs de la atención de los sábados por la mañana. Pero de repente Osakidetza se ha convertido en una especie de  buque fantasma, los mensajes enviados para continuar la línea acordada no sólo no encuentran respuesta, sino que la silueta que en ocasiones deja entrever entre la bruma es más bien amenazadora. Las últimas señales las vamos recibiendo por la prensa, y lo que dicen no sólo no está en línea con lo anterior, sino que, ante la sensación de falta de capitán en el buque, los contramaestres están asumiendo labores de maniobra que no parece les corresponda. Las gerencias están moviendo e intentando exprimir a los PACs por encima de sus capacidades.

Si la situación actual es precaria, la que nos viene amenaza ser peor. A los médicos del PAC se les está agotando la PACiencia. Conviene no olvidar que los médicos de urgencias son piezas  importantes en el sistema sanitario y que, de su creciente malestar, no se derivarán sino consecuencias negativas.

Deja tu comentario

Comentarios