Inicio » Noticias 2010

Vuelve la Inquisición

Enviado por en 16 noviembre, 2010 – 11:45 AMSin comentarios

Se ha conocido recientemente, que Osakidetza ha aumentado considerablemente los incentivos a su personal directivo, seguramente lo tendría decidido desde hace varios meses. Por ello, no nos sorprende que comiencen a menudear presiones sobre los facultativos para que se cumplan los objetivos marcados, cumplimiento que permitirá a ejecutivos “diligentes” beneficiarse de los incentivos arriba mencionados, ahora más suculentos. Es la lógica empresarial que gusta tanto…… sólo que, puestos a ello, echamos en falta incentivos para quienes somos los autores directos de la “producción” y mediante nuestra “productividad” hacemos viable la “empresa”. Pero lo que no tiene justificación posible, es la naturaleza especialmente perversa de algunas de las presiones que hemos detectado; sirva como ejemplo la que se describe a continuación.

    •    Lugar: Hospital de Santa Marina
    •    Fecha: Finales de Septiembre
    •    Autor/a: Dirección Médica del Hospital
    •    Objetivo: Aumentar las tasas de prescripción de genéricos

La Directora Médica del Hospital Santa Marina envía un correo electrónico a la plantilla médica instándole a mejorar sus tasas de prescripción de genéricos. Este correo se manda en abierto a toda la plantilla médica por lo que quedan expuestos a la vista de todos, los nombres, de quienes no llegan a los objetivos fijados. Junto a cada nombre figura su respectiva tasa, para que se puedan apreciar los distintos grados de desfase……. ¡Faltaría más! Hay faltas veniales y pecados mortales.

Esto de exponer con un sambenito infamante a los “réprobos” , colgarles un cartel con su “pecado” y someterles al escarnio público para que se “reformen”, es una práctica con solera y tradición de muchos siglos; se llamaba Auto de Fe, y estaba dirigido por inquisidores que, con algunas dignas excepciones rivalizaban en celo “profesional” y actuaban bajo la dirección del Gran Inquisidor. En aquellos tiempos respondía al nombre de Torquemada, esperemos que no resucite.

Deja tu comentario

Comentarios