Inicio » Legislación

Ley de medidas de agilización procesal

Enviado por en 10 octubre, 2011 – 3:38 PMSin comentarios

El nombre de la ley está elegido con criterios de modernidad empresarial, no cabe duda; tiene imagen técnica (en el mejor estilo de “Business School”) y transmite un flamante mensaje positivo en el término (“agilización”) elegido para definir su contenido. Todo un logro de camuflaje, pues la ley viene a recortar derechos, a restringir las posibilidades de apelación en los juicios de contenido económico, en las jurisdicciones Civil y Contencioso-Administrativa. En adelante, harán falta 30.000 euros para acceder a los Tribunales Superiores y 600.000 euros si se quiere llegar al Tribunal Supremo.

La Administración puede respirar con tranquilidad. A lo largo de todos estos años, los médicos hemos litigado con Osakidetza en numerosas ocasiones; casi siembre por discrepancias salariales. Conste, de pasada, que siempre es el médico quien reclama su dinero a Osakidetza y nunca a la inversa ¿será casualidad?…. Hemos litigado, como decía, con suerte diversa, como es lógico, y cuando las querellas han terminado pasando por los dos niveles judiciales, el Tribunal Superior (en algunas ocasiones al menos) ha terminado dando la razón al médico demandante, revocando sentencias denegatorias previas. No nos consta el caso contrario, es decir, que Osakidetza haya perdido en Instancia, y la apelación al Tribunal Superior le dé la razón. Se ve claramente, por tanto, a quién favorece y a quién perjudica la nueva situación.

La Ley en cuestión se justifica (¡tiene gracia!) “por el crecimiento exponencial de la litigiosidad registrado en los últimos años” . Dicho en lenguaje vulgar y comprensible para todos: La Justicia tiene demasiada lista de espera y para acortarla, nada mejor que eliminar unos cuantos asuntos (los que haga falta) y mandarlos al cementerio administrativo.

Imaginemos por un momento, la misma coyuntura aplicada a la Sanidad; ¿se atreverían a proponer que “por el crecimiento exponencial de la demanda sanitaria registrada en los últimos años” el acceso a la consulta médica o a la mesa de operaciones, solo se admitirá cuando el progreso de la enfermedad alcance los niveles mínimos previstos en la Ley de Medidas de Agilización Sanitaria aprobada en el Parlamento…? Seguro que no. Pues eso, salvadas las distancias, es lo las cúpulas dirigentes judicial y política acaban de hacer. Y se han quedado tan tranquilos. Las consecuencias, como de costumbre, las pagaremos los de siempre.