Inicio » Carrera Profesional

Carrera profesional 2011. Convocada por OSAKI-NI-NI

Enviado por en 9 noviembre, 2012 – 4:41 PMSin comentarios

 

SME y FFHE no hemos apoyado esta convocatoria de Carrera Profesional (2011)  por razones ya sobradamente expuestas en nuestros Boletines y, como el proceso sigue adelante, los Comités de Evaluación están a punto de reunirse para evaluar y validar las puntuaciones  de los solicitantes.

Mucho nos tememos que estos Comités tendrían una buena tarea por delante si se informasen de las incidencias en evaluaciones anteriores, de sus irregularidades, desigualdades y hasta de sus  ilegalidades, propiciadas naturalmente por los que mandaban antes y ahora, por los directivos. Sorprendente será que consigan evaluar con justicia aspectos de currículum que se conocen (y exigen) en diciembre de 2011 pero que eran desconocidos por los evaluados en los 5 o 7 años precedentes, que es el periodo a valorar para esta convocatoria.  ¡Vamos, que hacen trampa en el solitario!

Sabidos estos precedentes, a partir de ahora, el proceso evaluador tiene unos pasos por cumplir.

En cada Organización (Hospital, OSI, Comarca de AP) el Comité debe recibir toda la información generada para cada solicitante, pero solamente de los admitidos.

Esta información está formada en primer lugar por el llamado Bloque B, previamente validado y evaluado por el Comité Central de Osakidetza y cuyo dictamen, de ser negativo, anula de oficio la solicitud presentada, salvo que medie una reclamación (exitosa) por parte del  Facultativo eliminado.

Por otro lado y superado el paso anterior,  los Bloques A y C son juzgados por el superior jerárquico (aunque conociese muy poco al evaluado) y lo hace siguiendo su criterio y conociendo las fichas aclaratorias que hayan sido aportadas por el solicitante; pero en todos los casos se evalúa sólo lo realizado en el plazo de tiempo objeto de evaluación (de 5 a 7 años últimos dependiendo del nivel solicitado). No se valoran los contenidos más antiguos, es decir, los anteriores a esos 5-7 años.

En las condiciones  de convocatoria de esta “carrera”, como reflexión, queremos adelantar una evidencia: Resulta muy difícil  que los solicitantes (en especial los dedicados a tareas directamente asistenciales) obtengamos el nivel III y más dificultoso aún el nivel IV. Y esto porque es muy poco probable que este tipo de Facultativos podamos, en las condiciones laborales que soportamos y en los plazos fijados,  obtener 57 puntos en el Bloque B para el nivel IV y 46 para superar el nivel III.

A estas dificultades iniciales, OSKI-NINI añade a última hora (noviembre 2011) un requisito más: Es necesario que,  de esa puntuación del Bloque B para el nivel IV, al menos un 10% sea en Docencia e Investigación. Esto parece poco alcanzable salvo para el perfil Docente-Investigador con dedicación “full time”, que no para la masa de Facultativos, agobiadamente asistenciales en su mayor parte. ¡Obstáculo casi insalvable!

Algo más se puede añadir como habitual agravio comparativo: Este requisito sólo se aplica a la Carrera de Facultativos, no se aplica en el resto de estamentos de la sanidad. Esto confirma lo que venimos repitiendo durante años y años: Los Facultativos somos diferentes; para lo bueno y para lo malo. Lo peculiar (habitual por otra parte) es que OSAKI-NINI sólo nos aplica esta diferencia cuando supone una condición a la baja, ¡Faltaría más!

Durante toda nuestra vida laboral siempre ha ocurrido igual. Ahora, con la que estamos padeciendo, “hay que apretarse el cinturón”. En otros tiempos, pasados, recientes y lejanos,  pero de economía más favorable, “no tocaba solucionar” las viejas demandas de los Facultativos porque OSAKI-NINI veía “otras prioridades”. ¡Siempre tenía disculpas!

Para colmo observamos en los años pasados, ascensos y sustituciones  de directivos, algunos bajo sospecha, al vaivén de  responsables políticos cambiantes y de  ayudas judiciales. Y surge otra situación curiosa y ácida cuando éstos, ya cesados e incorporados a su anterior actividad asistencial, solicitan participar en esta Carrera y deben ser evaluados. ¿Deberán ser juzgados por “todos los servicios prestados” incluyendo sus dislates en esos 5-7 años? ¡Justo sería!

Lo que queda claro es que OSAKI-NINI, honrando a su gracia, no ha solucionado los defectos de evaluación en las convocatorias de Carrera. Y  peor aún, no ha querido escuchar nuestras críticas y denuncias, ni analizar posibles y variadas soluciones presentadas. Nada de nada. ¡Nunca mejor nombre que OSAKI-NINI!

Y siendo esto así y con su conocido talante, OSAKI-NINI exige a los Facultativos que sean “eficientes” en la gestión de los recursos y cumplan “los objetivos”. Nos exige y solicita responsabilidad en la gestión y por la espalda nos trata como a parias: Recortes, ninguneo, bloqueo negociador, quebranto de acuerdos vigentes,… ¡Una burla!

La carrera de OSAKI-NINI pretende valorar el Dominio Profesional de los facultativos (Complejidad, Polivalencia, Destreza, Protocolos, Técnicas,…) mientras cierra servicios, amortiza plazas, incumple acuerdos firmados, desmantela hospitales hasta casi transformarlos  en “Hospitales de campaña”, etc., etc.,…

Y somos los Facultativos quienes tenemos que contentar (calmar al menos) a los clientes (pacientes y familiares)  usuarios en esta chirriante OSAKI-NINI. ¡Excelente ejemplo de su doble moral!

OSAKI-NINI exige a los Facultativos “Habilidad en el trato con los clientes” mientras impone sistemas informáticos mal ponderados que, absorbe más del 70 % del tiempo  del Facultativo y disminuye los tiempos para el resto de ocupaciones, contacto y trato con los “clientes” y, lo que es peor, lo informático se convierte en  estas condiciones en el “factor causante de estrés laboral  más importante jamás sufrido”.

¡Y hablan del Código del Buen Gobierno! ¡No nos tomen el pelo!

Estando así, y por si fuera poco, tenemos que oír al insigne Consejero de Sanidad Dr. Bengoa decir  de sus Facultativos: “Quiero que los médicos bajen del pedestal…..”.

No se preocupe por eso; como grupo, ustedes nos están colocando a la altura del barro; lástima que como sufridores en nuestras consultas  y hospitales aguantamos y aguantamos y….

Podemos concluir, en resumen,  que nunca hubiéramos supuesto posible este comportamiento de OSAKI-NINI, tan vejatorio para sus trabajadores más cualificados. Tenemos que recordar que el Dr. Bengoa ha contado para ello con excelentes colaboradores: El Consejo de Administración de OSAKI-NINI, el Director General Sr. D. Julián Pérez Gil con su experiencia navarra, el Director de Recursos Humanos Sr. Tomás Mendoza Carnicero, alias el “fugas”, merecido apodo tras su espantada hacia Asturias de donde vino, la Sub-Directora de Recursos Humanos Dña. Juana Fernández Refoyo, posterior Directora  tras la huida del “fugas”.

El Dr. Bengoa los ha convertido, a nuestro juicio, en el equipo más “lítico” posible en el campo de la Gestión de los Recursos Humanos. ¡Vaya Carrera!

CONCLUSION: Han conseguido en conjunto ser ejemplos paradigmáticos concentrados en lo que hemos convenido en llamar OSAKI-NINI.

¡Este mérito, Dr. Bengoa es todo suyo! ¡Para su Carrera!