Inicio » Noticias 2018

Protocolo del Síndrome gripal en Urgencias Hospitalarias: Cómo convertirse en médico en 5 minutos

Enviado por en 9 enero, 2018 – 7:54 PMSin comentarios

 

Para hacer frente a la epidemia de gripe en Urgencias Hospitalarias, Osakidetza pretende que sea el personal de enfermería el que realice, tras un breve triaje, algo que compete única y exclusivamente a los médicos: diagnosticar.

Osakidetza quiere que la enfermería haga el diagnóstico de Sd. gripal valorando una serie de signos y síntomas tales como fiebre, tos, dolor de garganta, cefalea… que si bien pueden ser indicativos de una gripe también suelen estar presentes en otras patologías no infrecuentes en las urgencias de un hospital; patologías graves y, en ocasiones, mortales (neumonía, meningitis, sepsis…).

Pero la cosa no queda ahí; el protocolo de Osakidetza insta al personal médico a cometer una ilegalidad y además temeraria ya que indica, que sea el facultativo quien firme el informe de alta (prerredactado por supuesto) y prescriba la medicación  necesaria según  las indicaciones de la enfermería, sin, tan siquiera, haber explorado al paciente.

Lamentablemente, hay quien está dispuesto a asumir la responsabilidad legal que de ello se derive y las consecuencias de una negligencia o error médico, mejor dicho, error “enfermero”.

Y todo ello en pos de disminuir (momentáneamente) la excesiva carga de trabajo que soportan las Urgencias Hospitalarias. Pan para hoy, hambre para mañana.

Una adecuada atención a la población enferma parte de un diagnóstico acertado  y, no lo olvidemos, sólo los médicos estamos capacitados para realizar el estudio, el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad o lesión del paciente. Todavía más en un ámbito hospitalario.

Si Osakidetza quiere hacer frente a la epidemia de gripe, sus esfuerzos deberían ir encaminados  a contratar más médicos o, en su defecto, a incentivar a quienes están trabajando, y, de ninguna manera, a atribuir al personal de enfermería funciones al margen de sus competencias, formación y responsabilidad.

No obstante, si Osakidetza persiste en mantener tamaña insensatez, debería ser coherente y delegar también en el personal de enfermería tanto la firma del informe de alta como la prescripción de recetas, con el fin de que cada profesional asuma las consecuencias de sus actos. Que cada palo, aguante su vela.

¡Deja un comentario!

Tienes que estar autentificado para escribir un comentario.