Inicio » Noticias 2007

Mesa Sectorial. Sobre el Acuerdo: Ni nos avergonzamos, ni tenemos motivos…

Enviado por en 5 octubre, 2007 – 12:00 AMSin comentarios

Leyendo algunas noticias y observando las airadas reacciones de algún sindicato, parece como si los médicos debiéramos ocultarnos como ladrones que se han apropiado de los que pertenece a los demás …… Pues lo sentimos en el alma; ni nos avergonzamos ni tenemos motivo para ello; el Acuerdo entre Osakidetza y el Sindicato Médico no hace sino reconocernos lo que es obvio: que a igual trabajo corresponde igual salario; que las guardias hay que pagarlas mejor, que los médicos de familia y pediatras de AP tienen demasiada población a su cargo, y que la Empresa tiene que contratar médicos en abundancia.
Las Facultades de Medicina se han despoblado, hay plazas MIR sin cubrir todos los años, muchos emigran en busca de mejor reconocimiento, es generalizada la percepción de que el médico no está bien retribuido ¿hacen falta más argumentos para mostrar lo que es evidente, que se impone la necesidad de cuidar al médico si queremos una Sanidad a la altura de nuestro desarrollo económico?. Así lo están haciendo casi todos los Servicios de Salud y así lo va a hacer –esperemos- Osakidetza si continúa por el camino marcado en el reciente Acuerdo.

En este momento, los médicos hemos logrado un buen acuerdo; así lo reconocen de continuo otros sindicatos, que reprochan a Osakidetza el no poner sobre la mesa, condiciones “igual de favorables” que las pactadas con los médicos; o cuando se lamentan de que Osakidetza “solo se ha preocupado de los médicos”. Hemos pactado, efectivamente, un acuerdo específico sobre algunos de los asuntos que interesan a los médicos, y hemos sentado las bases para seguir adelante, pero ello ni pone ni quita nada a los demás estamentos, que tienen sus intereses diferenciados y sus reivindicaciones particulares, todas ellas, por supuesto, muy respetables. Los sindicatos que les representan harán muy bien en velar por ellos, sin desviar la atención hacia la supuesta “ofensa” que constituyen los logros del Sindicato Médico para el colectivo al que representa.