Inicio » Noticias 2011

Las 31 horas de 2011. Un ejemplo de gestión empresarial “avanzada”

Enviado por en 11 abril, 2011 – 9:32 AMSin comentarios

Será por casualidad, pero a cuenta de la parálisis económica de nuestro país y su contraste con el éxito alemán, se están oyendo y leyendo, fuertes críticas a un cierto estilo de gestión (muy extendido entre nosotros) que hace especial hincapié en exigir, por encima de todo, la presencia física en el puesto de trabajo. Es lo que se conoce –peyorativamente- como “gestión empresarial presencialista”. Esto es, ni más ni menos, lo que está haciendo Osakidetza con las famosas 31 horas de déficit horario que corresponden a este año 2011.

Desde el Sindicato Médico hemos repetido hasta la saciedad que los facultativos desempeñamos un trabajo de características especiales; un trabajo en el que la motivación es esencial. Un trabajo que requiere formación continuada y que ésta la hacemos, en su mayor parte, por nuestra cuenta y riesgo y utilizando nuestro tiempo libre, en muchos casos. Hemos insistido a Osakidetza que los médicos nos llevamos tarea a casa, bastantes veces. Por todas estas razones, hemos defendido siempre, que este déficit material de horario está, en nuestro caso, más que compensado.

 

No importa, no quieren saber nada. Los directivos de Osakidetza se atrincheran en el “presencialismo” y en la “uniformización laboral” en la necesidad –dicen- de aplicar un mismo rasero para todas las categorías; o sea que si el médico necesita un tiempo de formación, el pinche de cocina (por poner un ejemplo) tiene que tener el mismo tiempo. No son capaces (no se atreven) de hacer lo que sería lógico: dar reglamentos laborales diferentes a quienes tienen trabajos completamente diferentes.

La mayor parte de nosotros recordamos todavía que hace unos cuantos años, los médicos y Pediatras de AP, se turnaban para cubrir las tardes, hasta las 17 h. en que entraba el PAC. Con estos turnos de guardia, al cabo del año, había, no déficit, sino exceso de horario. A los dirigentes “osakininis” de aquel tiempo se les ocurrió que la solución perfecta consistía en entrar a trabajar todos los días unos minutos más tarde o salir un poco antes de la hora; lo que llamamos en su momento “horario ferroviario”. El tema dio mucho que hablar y fuertes protestas; costó años eliminarlo; hasta el Acuerdo 2007-9. El Sindicato no va a reivindicar ahora el horario ferroviario; somos coherentes con los principios, pero echamos en falta que los “listillos” que lo diseñaron cuando perjudicaba a los trabajadores, callen como muertos ahora que nos beneficiaría.

¡¡Objetivo cumplido!! Con la tormenta de las 31 horas, Osakidetza y nuestro Consejero Rafael Bengoa, han dado un paso importante, uno más, en el camino hacia la colaboración de los profesionales; han dado, efectivamente, un largo paso……… hacia atrás.